Historia de nuestras vidas.

Domingos con historia

Con el mes de Septiembre ya avanzado vuelven a este perfil y al de Súbete al Paisaje. Ruteando la Vida, los Domingos con Historia.

El significado de historia mas conocido seria, tal y como la define la RAE en su primera acepción, “narración que estudia y narra cronológicamente los acontecimientos pasados”.

También dice la RAE en su cuarta acepción que la historia es un: “Conjunto de sucesos o hechos políticos, sociales, económicos, culturales, de un pueblo o nación”.

Pero, ¿qué tal si hoy usamos las acepciones aprobadas por la RAE y que definen historia como: “Conjunto de los acontecimientos ocurridos a alguien a lo largo de su vida o en un periodo de ella”. Y a esta acepción, situada en el número cinco, le sumamos la novena acepción: “Narración inventada”.

Existen algunas mas definiciones de historia aprobadas por la Real Academia pero para este domingo nos quedaremos con la quinta y la novena.

Y es que todos tenemos una historia, quizás algunas vidas puedan ser mas objeto de novela que otras o, más bien, a unas vidas alguien es capaz de sacarle el jugo de una forma interesante para que sean admiradas por el resto. Pero todas las vidas tienen un relato, más o menos interesante o intenso.

También existen quienes viven rodeados en una vida inventada, inventada de cara a la “galería”. Si pero, ¿de que GALERÍA hablamos? Aquí la RAE nos lo pone muy difícil, casi 20 acepciones tiene la palabrita en cuestión.

Estoy segura que tú que me estás leyendo sabes bien a que me refiero cuando hablo de que alguien habla o actuá de “cara la galería”, cuando construyen una vida inventada de cara a la galería, esa Galería que bien podrían ser la redes sociales. Por tanto podemos acotar el termino galería en la siguiente definición que hace la Academia de la lengua: “Conjunto de espectadores u oyente de carácter popular, que suelen manifestar su opinión abiertamente”.

¡VOILA! Ahora si, podemos hablar de la historia de una vida inventada que algunos difunden en las Redes Sociales, tales como Facebook, Instagram…, vidas que buscan la aprobación de seguidores y preciado like, bueno like no está aun recogido en nuestro diccionario pero todos sabéis a que me refiero, esa dedo pulgar hacia arriba que indica que algo gusta. Pero, muchas veces, esa no es verdadera historia de sus expuestas vidas. Eso si, cada cual es cada cual, como cantaba Serrat.

La historia de cada uno de nosotros tiene un pasado, tiene blancos y negros. Algunos nacieron en hogares donde la plancha se enchufaba al cable de la bombilla colgada sobre la única mesa, la de la cocina. Otros nacieron en casas con varios salones y hasta biblioteca.

Algunos se criaron junto a la mesa camilla, el botijo y las persianas de madera recogidas y apoyadas en geranios. Otros, los menos, en casas con puerta de servicio y portería.

Casas abiertas a la vecina o, casas donde el servicio filtraba la visita.

Mujeres que cantaban para el patio y lloraban el dolor en la soledad de la alcoba. O mujeres que leían “su libertad” a escondida y tapaban con tules las heridas.

Unos pueden haber nacido en familias donde se escuchaba un “si padre”, “gracias madre”, “lleva cuidado”. O quizás donde se decía: ¿le sirvo más señorita?, también, “ha venido la modista para probarte los vestidos”.

Desayunos con pan duro remojado en leche. Los menos, desayuno con bandeja y mantel de hilo en la alcoba con butacas.

Verbenas de limonada y otros, tardes de Liceo.

Veranos de paseos por la carretera de los pueblos. O quizás paseos luciendo sombrilla por el paseo de la Concha.

Meriendas en un kiosko o con café y un suizo en el Gijon,

Domingos de paseo con pipas. También domingos de mañanas de museo y tardes de barcas en el Retiro.

Cada uno tiene su historia, unos con una vida más holgada que otras pero, TODAS, todas las vidas tienen una historia. No hablo aquí de la justicia o la injusticia, hablo del pasado de cada uno y que forma parte de su historia. Hablo del presente “maquillado” para reconstruir la propia historia cotidiana.

La de aquellos en las que el trabajo ciego y esclavo de madres y padres hizo posible los primeros universitarios de hijos de obreros. Y la de aquellos que nacieron en casas con ascensor aunque solo fuese de subida, de bajada aun no había.

Cada historia merece ser contada y cada uno sabrá cual es su historia pero, la historia de cada unos de nosotros, tiene llanto, rabia expresada o contenida, alegría y sueños, cumplidos unos y abandonados otros. Es nuestra vida y nuestra historia. Nuestra vida construye nuestra propia historia.

A todos feliz semana. Ana @subetealpaisajeruteando

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *